Monthly Archives: julio 2015

Se aplaza por segunda vez el juicio a una mujer por denunciar falsamente a su exmarido

Denunció a su exmarido José Antonio por malos tratos en 2008 y, tras 11 meses de prisión, la denuncia resultó ser falsa. Cuando se comprobó la falsedad, se inició un proceso judicial en el que se acusaba a la mujer de denuncia falsa que finalizó en el año 2012 con una condena de 20 meses de cárcel que nunca cumplió (con el perdón del hombre).

De nuevo, la mujer presentó otra denuncia falsa. Esta vez, tras las diligencias abiertas por el juzgado de Violencia, se sobreseyó la denuncia contra José Antonio y se abrió de nuevo otro proceso contra la mujer, acusada de dos denuncias falsas.

Dicho juicio por denuncias falsas ha sido aplazado en dos ocasiones. La primera suspensión del juicio fue el 12 de mayo por presuntas desavenencias de la mujer con su abogada que mostraron en los pasillos de los juzgados. La última se debió a un justificante hospitalario que presentó la mujer, por lo que el juicio se pospondrá hasta el próximo 3 de noviembre.

El perjudicado ha mostrado su indignación y afirmó ante los periodistas que estos aplazamientos son una “treta que ha montado ella para ganar tiempo”. Tras el daño provocado y los años en prisión, ha calificado esta “treta” y los aplazamientos de “vergonzoso”, por lo que ha pedido una amonestación de su exmujer.

El hombre defiende que existen muchos más hombres víctimas de denuncias falsas por violencia de género y que estas acciones, como la que llevó a cabo su mujer, perjudica gravemente a las mujeres que de verdad están siendo maltratadas.

La pena no sería únicamente para la mujer, para quien la Fiscalía pide 18 meses de prisión y una multa de 7.560 euros por denuncia falsa y falso testimonio, sino también para un testigo que mintió durante el juicio afirmando haber visto una agresión que nunca existió (para quien piden año y medio de cárcel).

Los hombres víctimas de denuncias falsas existen. Si te encuentras ante esta situación, contacta con abogados especializados en la defensa de estos casos.

Testimonio de Rafael Raya Suárez

Publicamos con permiso del autor la carta enviada por Rafael Raya Suárez a Patón&Asociados donde cuenta su testimonio:

A quien pueda interesar:

Me llamo Rafael Raya Suárez , nací en Lora Del Río (Sevilla) en el año 1950. Desde 1976 resido en Valencia. Trabajé desde los 13 años hasta los 62, siempre para y por mi familia y hasta la dichosa crisis siempre fui prosperando. He tenido dos hijas y dos nietas maravillosas. Desde 1995 hasta 2012 fui empresario dentro del gremio del transporte.

Me casé a los 23 años con y por amor, pero no recuerdo bien cuando abrí los ojos y me di cuenta que me había unido al diablo. Nunca hice caso a mi familia y amigos que me prevenían de lo que me iba a ocurrir.

He sufrido tres anginas de pecho, por culpa de las vejaciones, insultos y agresiones a los que fui sometido por mi ex-mujer. He estado en varias ocasiones en urgencias, de las que tengo parte de lesiones, y la única vez en al año 2012 que decido denunciar, me condenan con una orden de alejamiento de mi hogar, familia y trabajo (el negocio cerró en 3 meses).

En enero de 2015 se celebra el juicio y acompañada mi ex-esposa de un gran reparto de actores, con un guión bien aprendido lleno de mentiras, y yo de mis testigos, partes de lesiones, denuncias, grabaciones, es decir todas las pruebas que a ella le faltaban y que no se dignan escuchar. Salgo condenado con 6 años de cárcel, todavía me pregunto porqué. Bendita Justicia.

Espiar las conversaciones de WhatsApp a tu pareja es ilegal

Os contamos una situación ficticia: hace tiempo que sospechas que tu pareja lee tus conversaciones de WhatsApp. Hace comentarios sobre información que no le has contado a ella y que no debería conocer. Estás empezando a cerrar siempre todas tus redes sociales que utilizas en tu ordenador para evitar que ella pueda acceder. Sientes que espera a que tengas un despiste para cogerte el móvil y acceder a toda la información. Seguro que esta historia no se te hace tan ficticia y has escuchado versiones parecidas con anterioridad. O quizá te haya pasado a ti.

Si es así, denúncialo.

Cada vez estamos más acostumbrados a escuchar de amigos y compañeros que su pareja les coge el móvil para leer sus mensajes o correos electrónicos. Sin embargo, que ya veamos esta acción como algo “normalizado”, no significa que sea legal. Es más, podría llegar a ser un delito penado con la cárcel.

Tanto si la persona espiada es mayor o menor de edad, tanto si es familiar, pareja, amigo, empleado o tu propio hijo, acceder a su información personal sin su permiso, vulnera su derecho a la intimidad. De hecho, leer conversaciones privadas y ajenas a nosotros, podría resultar un delito por descubrimiento y revelación de secretos. Y si se trata de utilizar herramientas adicionales para la obtención del contenido de dichas conversaciones privadas, podría ser un delito con pena de cárcel.

Existen muchos programas de fácil acceso en Internet que te permiten espiar lo que envía o recibe otra persona. Ninguna intención –por buena que pueda parecer, como la preocupación por lo que hacen tus hijos en Internet– legitima que leas sus conversaciones o que tengas acceso a sus redes sociales sin su consentimiento. La instalación de Keyloggers (que registra las pulsaciones del teclado y cualquier proceso que puedas ejecutar en el ordenador), otros softwares para móviles y los dispositivos con GPS para espiar a otra persona son ejemplos de un delito de descubrimiento y de revelación de secretos, que vulnera el derecho a la intimidad de la persona.

Detenida en Badajoz la agresora de 18 años por maltratar a su pareja

Este lunes hubo otro caso de un hombre maltratado ocurrido en España. ¿Cómo? ¿No lo has leído en los periódicos ni escuchado en los informativos de las radios y televisiones? No es culpa tuya. Simplemente, estas noticias son complicadas de encontrar. Por alguna razón, una mujer maltratada es motivo de portada para todos los periódicos españoles. Sin embargo, un hombre maltratado –aun siendo exactamente el mismo daño recibidono parece ser tan importante.

Sin embargo, este caso es digno de mencionar: Una pareja joven residente en Badajoz fue la protagonista de esta situación. La mujer, de 18 años de edad, estaba rompiendo la camisa, arañando y pegando puñetazos a su pareja, un varón de 20 años. Un vecino alertado por la manera en que ella arremetía contra él de una forma tan violenta, avisó a la Policía Local.

El joven precisó de asistencia sanitaria por las lesiones presentadas y la presunta autora fue detenida y está previsto que sea llevada a disposición judicial en las próximas horas.

Si estás siendo maltratado por tu mujer, denuncia. Busca abogados especializados en la defensa del hombre en estos casos. El silencio nunca es la solución.