Monthly Archives: noviembre 2014

La reducción del concepto de “maltrato doméstico”

Se tiene muy arraigada la idea de que el maltrato doméstico es lo mismo que violencia de género, es decir, la violencia de un hombre hacia una mujer. Por desgracia, el maltrato doméstico es un concepto mucho más amplio, sufrida tanto por hombres como por mujeres, mayores y pequeños.

Existen muchos tipos de servicios –psicología, abogacía…– y asociaciones dedicadas a reducir este tipo de maltrato y a lograr la paz y estabilidad familiar. Y esto obliga a conocer que el maltrato de las mujeres hacia los hombres, aunque para muchos pueda parecer motivo de burla, es una desagradable, invisible y dolorosa realidad.

En una lucha por la igualdad, el maltrato doméstico es igualmente traumático independientemente del sexo de quien lo sufre, aunque la legislación actual ampare en mayor medida a uno de los sexos (permitiendo aberraciones como la posibilidad de interponer denuncias falsas contra un hombre con una completa impunidad e introduciendo al hombre en un ambiente en que la sociedad le rechaza aun siendo totalmente inocente).

Es por esta razón por la que muchos despachos de abogados, como Patón & Asociados, se han especializado en la defensa de este colectivo que se ve –muchas veces– en un callejón sin salida ante una justicia en que la mujer tiene un trato privilegiado. Ésta es una de las razones por las que es muy difícil detectar cuándo su denuncia es real y cuándo ha habido un maltrato real. Desde despachos como éste, se aboga por la igualdad de trato a la hora de tratar casos de violencia doméstica, independientemente cuál sea el sexo de la víctima.

De la invisibilidad al desamparo: ¿y el principio de igualdad?

Tal y como el CIS sacó a relucir, el hombre maltratado –psíquica y físicamente– es una realidad que pocos se atreven a dar a conocer. Se trata de una situación totalmente invisible de cara a la sociedad. La vergüenza o el miedo impiden hacerlo. Pero también el desamparo en que se ven una vez expuestos:

Es evidente que el número de maltratos a mujeres es mayor al de hombres. Pero, ¿debería ser tratado diferente dependiendo del sexo? Existen también casos de hombres con lesiones y fracturas a manos de mujeres, sin embargo, la Ley contra la Violencia de Género sólo habla de las agresiones por parte del hombre hacia las mujeres. La situación opuesta no se contempla, por lo que los hombres que padecen esta situación no son protegidos igual, aunque se den las circunstancias de sometimiento, desprecio y subyugación. Simplemente, no se toma en cuenta.

Y es que la violencia de género “goza” de una pena superior a la violencia doméstica. Una mujer tendrá más credibilidad que un hombre a la hora de denunciar malos tratos. El hombre deberá aportar pruebas mucho más minuciosas. Sin olvidar que si la víctima de los maltratos es mujer, el acto será calificado de delito. Si es hombre, se calificará como falta (por lo que el “castigo” será una multa).

La sociedad está empapada de una sensibilidad muy fuerte a la hora de proteger a la mujer de este tipo de actos tan lamentables. Pero dichos actos deberían ser considerados de igual gravedad cuando la víctima es de sexo masculino.

#VIOLENCIAESVIOLENCIA: Campaña contra el maltrato masculino

Os dejamos un spot de una campaña cuyo objetivo es dar visibilidad a un problema social tan importante como oculto: el maltrato masculino. Porque no todo es lo que parece:

¡Da voz a los que no se atreven a gritar!

Algunos datos de 2013 sobre el maltrato masculino

En el año 2013, según la Asociación de Padres de Familia Separados de Asturias (ASPF), ha habido un total de 13 asesinatos de hombres por parte de sus mujeres en España. Sin embargo, los intentos fueron más: 26 casos de intentos de asesinatos a hombres en manos de sus mujeres. Y hubo 31 casos de agresiones a hombres.

Además, la asociación cuenta que hubieron 33 denuncias falsas de mujeres contra hombres (no todas de violencia de género).

En dicho informe, también se habla de maltratos a niños, agresiones, condenas por incumplimientos… todo ello ejercidos por mujeres. Deja claro que aunque el maltrato puede venir por ambas partes, por lo que hay que luchar para que estos casos no vuelvan a ocurrir: ni la violencia de los hombres ejercida contra sus mujeres ni la de las mujeres contra los hombres.

En el informe se puede acceder a cada uno de los casos ocurridos en 2013 de todos estos delitos:

Pincha aquí para ver el informe completo de ASPF