Monthly Archives: junio 2014

Ser minoría, no significa no existir

No hay que olvidar que la violencia de género afecta a más de un género. Y aunque los medios de comunicación insistan en mostrar que la violencia doméstica es un territorio eminentemente masculino, así lo reflejan las estadísticas, también hay casos que se apartan de la norma. Hay que tener en cuenta que cuantificar los hombres maltratados es muy difícil ya que muchos nunca llegan a poner una denuncia. La mayoría de los afectados lo sufren en silencio por miedo y vergüenza a lo que pensará la gente.

Según el Instituto Nacional de Estadística, en el año 2012 se registraron 5.400 personas denunciadas en asuntos de violencia doméstica de las cuales el 24,2% fueron puestas a mujeres. La violencia de mujeres hacia hombres no tiene una estadística significativa, sin embargo la sociedad debe reflexionar al respecto y no olvidar que aunque la violencia de género contra el hombre, sea menor en número que la violencia contra la mujer, la figura del hombre maltratado es una realidad y que sean una minoría no significa que no existan.

La cultura de la desigualdad

La desigualdad de género vuelve a quedar una vez más de manifiesto en esta ocasión en el libro de Miguel Lorente “Tu haz la comida que yo cuelgo los cuadros” (Trampas y tramposos en la cultura de la desigualdad), en el que se pone en valor el papel crucial que juega la sociedad en las acciones normales de la vida cotidiana y que generan una enorme desigualdad de género.
La igualdad es un cambio social que debe nacer de la propia sociedad, y solo de esta manera tanto hombres como mujeres dejaran de ser diferentes y conviviendo en una jerarquía, ya sea en uno u otro sentido. Mientras que no cambiemos las pequeñas acciones del día a día, donde colgar un cuadro también sea tarea de ellas, o hacer la comida de ellos, no avanzaremos.
Esta sociedad no debe esperar algo de un hombre o de una mujer por el mero hecho de serlo, por una razón muy simple; no se debe olvidar que ambos son antes que género persona.

Indiferencia social cuando la víctima de maltrato es el hombre.

Desde hace unos días el video en el que una mujer aparece maltratando a un hombre recorre la red https://www.youtube.com/watch?v=u3PgH86OyEM . El viral es fruto de una campaña de denuncia de la violencia de género que ha lanzada una ONG en el Reino Unido. En ella se pone de manifiesto la indiferencia de la sociedad cuando la víctima maltratada es un hombre.

Desgraciadamente lo que muestra el video, además de una acción de marketing, es el reflejo de una realidad que miles de hombres viven a diario. El video muestra cómo reacciona la gente al ver cuando una mujer es agredida, en esa situación nadie duda en reaccionar, todo el mundo sale en su defensa, en cambio cuando se intercambian los papeles, y el agredido es un hombre nadie hace nada, sino que incluso hay quien se burla de él.

La indiferencia parece ser la palabra perfecta para definir la percepción social de la violencia de género cuando el agredido es varón. En España únicamente las mujeres maltratadas son atendidas en el 016, actualmente no existen campañas ni teléfonos directos para hombres maltratados. Además en la mayoría de las ocasiones los medios de comunicación se hacen eco de la violencia de género cuando la víctima es mujer, dejando olvidados todos aquellos casos de violencia de género en los que el hombre es el agredido.

No se debe pasar por alto que se considera violencia de género no solo la violencia física, sino también actitudes como amenazas verbales, desvalorización de la pareja o violencia del control (horarios, vestimenta, relaciones con amistades, etc).

El I Estudio de Percepción social de la violencia de género 2013, presentado por la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género y la Secretaría de Estado de Servicios Sociales e Igualdad revela que uno de cada tres españoles se muestra tolerante hacia uno o más comportamientos de maltrato como las amenazas verbales, la desvalorización o la violencia de control sobre la pareja.