Todas las personas tienen derecho a obtener la tutela efectiva de los jueces y tribunales en el ejercicio de sus derechos e intereses legítimos, sin que, en ningún caso, pueda producirse indefensión (Constitución Española de 1978, art. 24.1).

Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de sexo […] (Constitución Española de 1978, art. 14).

La igualdad entre hombres y mujeres será garantizada en todos los ámbitos […] (Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea de 2000, art. 23).

Se prohíbe toda discriminación, y en particular la ejercida por razón de sexo […] (Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea de 2000, art. 21.1).

Todas las personas son iguales ante la ley (Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea de 2000, art. 20).

Toda persona acusada de una infracción se presume inocente hasta que su culpabilidad haya sido legalmente declarada (Convenio Europeo de los Derechos Humanos de 1950, art. 6.2).

Toda persona tiene derecho, en condiciones de plena igualdad, a ser oída públicamente y con justicia por un tribunal independiente e imparcial […] (Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948, art. 10).

Toda persona tiene todos los derechos y libertades proclamados en esta Declaración, sin distinción alguna de raza, color, sexo […] (Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948, art. 2).

Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros (Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948, art. 1)

 

Ley de Violencia de Género: unos cambios que cambian más bien poco

Violencia-de-Género

La violencia de género, una lacra que parece no tener fin en nuestro país, merece toda la atención de los políticos. Hablamos de algo que ya ha pasado a ser verdadero terrorismo doméstico y no cabe mirar para otro lado o aplazar más la reforma de la ley.

Afortunadamente parece que tenemos consenso entre partidos para abordar la modificación de la Ley de Violencia de Género, una ley que, a priori, es buena (incluso así se ha reconocido a nivel internacional), que fue pionera en Europa y ha servido de modelo para el desarrollo de otras leyes similares. Sin embargo, está lejos de ser perfecta.

En España, según la Ley Orgánica 1/2004, de 28 de diciembre, de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género vigente, son calificados como de violencia de género los casos de violencia física o psicológica que impactan negativamente sobre la identidad, el bienestar social, físico o psicológico de las mujeres, siempre que estos actos provengan de un hombre que ha sido o es su pareja sentimental.

En el preámbulo de esta Ley ya se presenta la idea de que la violencia de género se produce cuando un hombre maltrata (pega, insulta, amenaza, mata…) a una mujer por el mero hecho de serlo. También supone además que eso ocurre siempre que un hombre ejerce ese maltrato sobre su pareja o expareja, y que por tanto lo hace por un tema de superioridad, machismo o discriminación sexual.

Entre las modificaciones que se están planteando los partidos políticos hay una que, de recogerse finalmente, seguiría sin modificar el principio sobre el que se basa esta norma y que es el que hace que esta legislación no funcione. Nos referimos al punto que dará por supuesto que siempre que se produzca maltrato machista, incluso sin necesidad de que exista una relación afectiva, ocurrirá sólo porque él es hombre y ella mujer.

Generalmente, los feminicidios y la violencia en la pareja tienen más que ver con la forma en que se concibe la relación entre las dos personas que con la sumisión machista. Es decir, la maltrata no porque es mujer, sino porque es “su mujer”.

Esto no quiere decir, por supuesto, que no haya víctimas a manos de hombres que las maltratan por sentirse superiores física o intelectualmente, por razones económicas o por puro y duro machismo. Sin embargo, es probable que esta no sea la única causa en algunos casos.

Si el machismo fuera la única razón, ¿cómo explicamos la violencia en parejas homosexuales o los hombres maltratados? Y como todos sabemos, hay víctimas también en estos ámbitos.

Es muy positivo que se modifique la ley si se ha constatado que no funciona (y, de hecho, no está funcionando como demuestra el incremento de mujeres asesinadas), pero si no se altera el principio sobre el que se basa, estos cambios no van a conseguir acabar con la violencia de género ni van a servir para reducir la cifra de víctimas.

Las modificaciones han de ser mucho más profundas, dirigiéndose a la raíz del problema. En este sentido, parecen muy efectivos por ejemplo, los esfuerzos que se van a dedicar a conocer más al maltratador: su perfil, sus motivaciones, si hay comportamientos que similares en todos los casos, etc.

Es fundamental disponer de ese “retrato robot”, que nos ayudará, también a los propios jueces y abogados, a identificar roles, pautas, acciones que nos pueden llevar, incluso, a adelantarnos a las agresiones. Por supuesto, no se trata de criminalizar a nadie de forma previa, pero sí puede ser una gran herramienta de prevención.

En definitiva, la modificación de la ley es bienvenida, pero no debemos ser complacientes. Hay que modificarla mucho más allá de la estética y sin dar por hechos ciertos presupuestos, convirtiéndola en una norma ambiciosa pero, por encima de todo, efectiva.

Los hombres también demandan la custodia compartida

custodia

Al finalizar una relación en la que hay hijos, el papel tradicional que ha tenido la mujer es quedarse con la casa y los pequeños. En los últimos años, muchos padres están demandando tener a sus hijos durante más tiempo que un fin de semana, por lo que están empezando una lucha por conseguir la custodia compartida.

La custodia compartida es aquella en la que ambos progenitores pueden disfrutar por igual de los hijos, además de tener los mismos derechos sobre los menores.

¿Por qué no se da este tipo de custodia en la mayoría de casos? En nuestro país, la custodia compartida en una medida excepcional tal y como se dice en el artículo 92.8 del Código Civil. Este tipo de custodia cada vez está más extendida y en 1 de cada 4 divorcios con hijos se suele dar.

Cada uno de los progenitores debe mantener al menor durante el tiempo que convive con él y, además, ambos progenitores deben ingresar en una cuenta común cierta cantidad de dinero para gastos como el colegio, el uniforme escolar o cualquier otro tipo de desembolso necesario.

La legislación debería cambiar y aceptar que los menores pueden estar tanto con su madre como con su padre. El padre también tiene derecho a ver crecer a sus hijos, a poder educarlos y no pasar cortos periodos de tiempo con ellos.

Las mayores ventajas que tiene este tipo de custodia es que se igualan tanto los derechos como los deberes de los progenitores, por lo que ambos pueden seguir educando al menor. Además, este tipo de custodia beneficia al menor ya que va a crecer con ambos progenitores.

En caso de divorcio con hijos, es importante que se acuda a un abogado experto en custodia compartida para hombres que pueda ayudar a lograr este tipo de custodia.

 

Las denuncias falsas por malos tratos

portada-hombre-maltratado

Para que un hombre sea víctima de maltrato no hace falta que reciba violencia física o psicológica. Hay un tipo de maltrato daña mucho más al hombre y no tienen por qué ponerles ni un dedo encima: las denuncias falsas por malos tratos.

¿Por qué una mujer interpone estas denuncias? Cuando un matrimonio está en pleno proceso de divorcio, si el marido recibe este tipo de denuncia, automáticamente se quedaría sin la custodia de los hijos y además, debería abandonar el domicilio familiar. Además, el hombre tendrá que pasar una pensión a su exmujer para la manutención de los hijos que, en muchos casos, no serán para los hijos. 

Algunas ocasiones, las mujeres denuncian a sus exparejas simplemente por el hecho de hacer daño ya que saben que la legislación vigente va a proteger a la mujer y a culpabilizar al hombre.

¿Qué podemos hacer ante una denuncia falsa por malos tratos? Lo primero es recopilar todas las pruebas posibles que avalen que esa acusación es falsa. Una prueba que muchas veces tienen los hombres a los que sus ex les ponen este tipo de denuncia, son mensajes con amenazas.

Las penas que una mujer recibe si se descubre que ha puesto una denuncia falsa por malos tratos es una multa, por lo que muchas no temen al castigo que les puede conllevar y realizan este tipo de maltrato.

Las víctimas de estas denuncias se sienten desprotegidas. Pueden perder su trabajo, a sus hijos, su casa e incluso acabar en la cárcel. Además de la estigma que va a tener que soportar, la víctima también se va a tener que enfrentar a problemas en el terreno personal.

En caso de que un hombre sea víctima de una falsa denuncia por malos tratos, debe solicitar asesoramiento a un abogado especialista en la defensa de hombres maltratados.

Cuando el acoso va más allá de la pareja

Acoso

El acoso por parte de una mujer a su expareja es un tema que ya hemos tratado con anterioridad en el blog. Esta semana hemos conocido el caso de una mujer que ha sido detenida por dar un paso más en este tipo de maltrato a su ex, acosar tanto a sus familiares como a sus amigos.

El acoso comenzó cuando la pareja decidió poner fin a su relación. La mujer de 19 años y de origen marroquí, al sentirse despechada, decidió comenzar un acoso continuado hacia los amigos y familiares de su expareja. Para ello, llegó a crear más de 50 grupos de WhatsApp, a través de los cuales criticaba y amenazaba a su exnovio y a todos los que estaban en el grupo.

Al atacar a los familiares o amigos del hombre, este tipo de violencia puede incluso ser peor que el propio acoso. El hombre se siente impotente ante el hecho de que su ex pareja esté acosando a sus seres queridos y no puede hacer nada.

¿Cómo podemos demostrar que este tipo de maltrato está sucediendo? Lo primero de todo es realizar pantallazos de todas las conversaciones y tener un registro de llamadas, en caso de que el acoso también se produzca en ese sentido. Es importante que todos los miembros del grupo de WhatsApp se presenten a la hora de denunciar estos casos aportando el mayor número de pruebas posibles.

¿Quién puede ser víctima de este tipo de violencia? Cualquier hombre que haya pasado por una mala ruptura puede sufrir acoso. Aunque también se puede dar el mismo caso cuando la pareja aún continúa junta.

Aunque pensemos que este comportamiento puede ser algo temporal y que ya se le pasará, es importante tomar conciencia y no dejarlo pasar. Si somos o conocemos un caso de hombre maltratado es necesario contar con el asesoramiento de un abogado experto que nos ayude a salir de esta situación y acompañe en todo momento.

Los hombres ancianos también son maltratados

maltrato

Los hombres ancianos también pueden ser maltratados. Los últimos meses se han producido varios casos en los que mujeres se aprovechaban de ancianos para robar dinero o incluso maltratarlos.

En la mayoría de ocasiones, las mujeres aprovechan que trabajan cuidando hombres mayores para darles algún tipo de medicamento que les pueda producir somnolencia y así poder actuar sin que ellos pudieran enterarse. Así pueden robar todo lo que ella desee y los hombres no se enteran hasta que no necesitan el dinero que guardan en casa.  

Pero no sólo actúan drogando a los hombres y después robando, esta semana hemos conocido el caso de una mujer que agredió, además de robar a un anciano de 81 años. El hombre quedó tan afectado de las lesiones que tuvo que ser ingresado en el hospital durante varios días. La mujer está en prisión provisional por orden de un juez.   

Otro caso que hemos conocido es el de una mujer que ha sido detenida por haber pegado a su marido, un hombre de 68, con un martillo. La mujer, además de haber efectuado la agresión tras una pelea conyugal, intentó huir pero la policía la encontró en las inmediaciones de una estación de autobuses.

Este tipo de violencia no aparece en los grandes medios ni tampoco ocupa portadas, sino que queda relegado a un pequeña sección, convirtiendo a la violencia hacia el hombre en violencia de segunda.

Las víctimas no disponen de los mismos beneficios que una mujer, ya que la ley de violencia de género no les contempla y están totalmente excluidos de estos servicios públicos.

Cualquier tipo de violencia debe ser denunciada y tratada con el mismo respeto, ya sea la víctima un hombre o una mujer.
Ante un caso de maltrato hacia el hombre se deberá contar con el asesoramiento de un abogado experto en hombres maltratados para que ayude en todo el proceso.

Lucas Hernández, el jugador que ha sido acusado de violencia de género

jugador Lucas Hernández

Cuando estamos ante un caso de violencia por parte de un hombre a una mujer, enseguida saltan las alarmas y se califica de violencia de género, por lo que el hombre es detenido y la mujer suele quedar en libertad. Esto mismo le ha sucedido al jugador del Atlético de Madrid Lucas Hernández.

Los hechos tuvieron lugar el pasado jueves, cuando el jugador  salió a cenar con unos amigos y su pareja se quedó en casa. La chica, realizó hasta 19 llamadas y numerosos mensajes al futbolista para preguntar cuándo iba a llegar a casa o si le estaba engañando con otra mujer. Al llegar a casa, Lucas y su pareja comenzaron una acalorada pelea que acabó con arañazos en la cara y su novia también acabó golpeada. Además, la novia la emprendió a golpes con el coche del futbolista.

Después de la pelea, la novia del jugador decidió acudir a un hospital cercano al domicilio, donde relató que había sufrido contusiones por parte de su novio. Ante esta situación, los médicos pusieron en marcha los protocolos para víctimas de violencia de género, por lo que la policía se personó en el domicilio que comparte la pareja para detener al futbolista.

Aunque la situación todavía no tiene una sentencia firme por parte de un juez, la fiscalía pide tanto para ella como para él varios meses de cárcel por violencia en el hogar.

Como hemos visto en este caso, la Ley de Violencia de Género ha sido la culpable de que el jugador haya sido detenido y la mujer no. Es totalmente necesaria una reforma en esta Ley para evitar que situaciones como ésta sigan sucediendo y un inocente sea detenido.

Ante una situación como ésta, donde el hombre sea víctima, es necesario contar con el asesoramiento y ayuda de un abogado experto.

Teo, el hombre que ha pasado más de 3 años en prisión

Teo

Estos días hemos conocido el caso de Teo, un hombre que ha pasado 3 años, 2 meses y 4 días en prisión por una falsa denuncia interpuesta por su exmujer.

Todo empezó en 2012, cuando Teo y su mujer decidieron poner punto y final a su matrimonio. La decisión no fue fácil y después de una fuerte pelea su mujer decidió acudir a la Policía para interponer una denuncia por malos tratos, consiguiendo una orden de alejamiento durante 6 meses.  

La sorpresa de Teo llegó cuando, al cumplirse los 6 meses de orden de alejamiento, su ex mujer puso otra denuncia, esta vez por delitos muy graves como haber abusado sexualmente de su hijo menor de edad, además de haber practicado zoofília con su perro en presencia de su hijo. Esta vez, la mujer consiguió su propósito, encerrar a Teo en la cárcel.

El juez que llevó el caso envió a Teo a prisión, donde ha pasado más de 3 años, de los 14 que le habían impuesto, además de pagar una indemnización de 40.000 euros y la prohibición de ver a su hijo.  Para Teo ha sido un auténtico calvario ya que por unas falsas acusaciones ha perdido una parte de su vida, además de la posibilidad de estar con su hijo.

Ahora que ha recuperado la libertad, todavía sigue con miedo y temblores. Esta falsa denuncia ha destrozado la vida de Teo quien, poco a poco y gracias a la ayuda de sus familiares, va a tener que recuperar su vida, aunque ya sabe que va a ser muy complicado recuperar a su hijo.

Ante una falsa denuncia, ya se por malos tratos o como en este caso por abusos sexuales, es importante contar con la ayuda de un abogado experto que nos guíe en todo momento ante los pasos que deberemos dar.

El robo a exnovios, una nueva forma de violenencia

Hombre maltratado

Las últimas semanas hemos conocido diversos casos de mujeres que han entrado a robar en las casas de sus exparejas cuando ellos no estaban. En ambos casos, las mujeres han sido detenidas y puestas en libertad, ¿pasaría lo mismo si hubieran sido ellos los que hubieran entrado a robar? La respuesta es clara, no.

El primer caso es el más escandaloso. La mujer, puso una falsa denuncia por malos tratos a su expareja y aprovechó los dos días que él pasó en prisión para entrar a robar. Con la ayuda de un amigo, entró en el domicilio de donde se llevaron varios artículos del hombre, como la televisión, una tostadora, una maquinilla de afeitar, los papeles de la scooter y los diferentes títulos académicos.  Además, la mujer cambió el bombín de la cerradura de la casa para que el hombre no pudiera entrar de nuevo en su hogar.

En este caso, la mujer ha sido condenada a pagar una multa de 2.000 euros como indemnización a su expareja y a pasar 15 meses en prisión que, al no tener antecedentes, no cumplirá.

El segundo caso es el más reciente. Una mujer entró en el domicilio de su expareja la noche de fin de año, ya que sabía que él no pasaría esa noche en casa. Los vecinos del inmueble fueron los encargados de llamar a los Mossos, quienes encontraron a la mujer escondida en una de las habitaciones. Cuando la mujer fue descubierta, los Mossos intentaron detenerla pero ella opuso resistencia e incluso llegó a agredirles.

La mujer, a quien se le imputaron los delitos de robo con fuerza y atentado a los agentes de la autoridad pasó el lunes a disposición del juzgado de guardia que decretó libertad con cargos.
Cualquier hombre que sufra este tipo de violencia por parte de su expareja, debe denunciar y contar con un abogado especializado en hombres maltratados.

El acoso, otra forma de maltrato

Los hombres también puede ser acosados por sus parejas o exparejas

Estos días hemos conocido que una mujer va a ser juzgada por haber acosado a su expareja durante meses. Los hombres también puede sufrir este tipo de violencia por parte de sus exparejas o de sus parejas y siempre se deberá denunciar.

Cuando una pareja se ha roto, pueden quedar muchos sentimientos y rencores sin resolver que, si no se gestionan bien, puede llevar a una de las parte de la pareja a acosar a la otra. En este caso, la mujer ha sido quien ha acosado al hombre. La mujer, quien está siendo juzgada, envió más de 200 mensajes a su expareja, además de perseguirle por la calle con su coche e incluso llegó a irrumpir en su trabajo donde le gritó delante de todos sus compañeros.

Los delitos de acoso están castigados con penas de prisión de entre 3 meses hasta 2 años o una multa, según la Ley Orgánica 1/2015 del Código Penal. Este tipo de delito consiste en acosar a una persona llevando a cabo de forma insistente y reiterada, sin estar legítimamente autorizado, realizando alguna de las siguientes conductas lo que provoca que la vida cotidiana del acosado o de sus familiares sea alterada:

  1.  Vigilancia, persecución o búsqueda de cercanía física.
  2.  Establecer o intentar establecer cualquier tipo de contacto a través de algún medio de comunicación o, incluso a través de terceras personas.
  3.  A través de la utilización indebida de sus datos personales, mediante los cuales pueda adquirir productos o mercancías, contrate servicios o  haga que terceras personas se pongan en contacto con ella.
  4.  Atentar contra la libertad o contra su patrimonio o contra la libertad o patrimonio de una persona próxima a ella.

Ante cualquier indicio de estar siendo acosado, es importante contar con los servicios de un abogado especializado en hombres, que ayude a que esta situación acabe.

La polémica declaración de Jorge Cremades

El cómico ha generado polémica por sus declaraciones.

El cómico Jorge Cremades concedió una entrevista a El Español en la que ha hecho comentarios personales sobre la situación actual de desigualdad entre hombres y mujeres. Esta polémica entrevista ha sido muy criticada por algunos sectores de la población que ven comentarios machistas y sexistas en las palabras del cómico.

Uno de los puntos que más controversia han causado entre los lectores es el hecho de que admita que los hombres sufren mayor número de violaciones que las mujeres. Jorge hace referencia al número de hombres que sufren este tipo de agresión en las cárceles. Este dato se ha obviado, tachándolo de machista y de no ser consciente de la cantidad de mujeres que son violadas en nuestro país.

Los vídeos que el joven sube a su web también han sido criticados, incluso una vez se decidió a eliminar uno de ellos después de las quejas de algunos de sus seguidores. Jorge se defiende diciendo que él solamente plasma en sus  vídeos tópicos que podemos encontrar en cualquier situación que se de entre un hombre y una mujer. También habla de la autocensura que él mismo se impone ante determinados temas como son el machismo, el maltrato animal o incluso determinadas enfermedades.

Algunas de las actuaciones del cómico han sido canceladas por parte de los ayuntamientos ya que no quieren fomentar un humor machista y que promueve la desigualdad entre hombres y mujeres.

Ante toda esta polémica podemos plantearnos si realmente no se ha sacado esta entrevista de contexto, quitando los toques de humor que él intenta dar  y, se ha querido ocultar una realidad que pocos conocen como son los hombres maltratados. En la entrevista Jorge admite que hay desigualdades en la legislación actual respecto a la violencia en el hogar y que las mujeres tienen ciertos privilegios.

Las acusaciones que se han hecho respecto al cómico son muy graves por lo que le recomendamos que contacte con un abogado especializado.