Todas las personas tienen derecho a obtener la tutela efectiva de los jueces y tribunales en el ejercicio de sus derechos e intereses legítimos, sin que, en ningún caso, pueda producirse indefensión (Constitución Española de 1978, art. 24.1).

Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de sexo […] (Constitución Española de 1978, art. 14).

La igualdad entre hombres y mujeres será garantizada en todos los ámbitos […] (Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea de 2000, art. 23).

Se prohíbe toda discriminación, y en particular la ejercida por razón de sexo […] (Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea de 2000, art. 21.1).

Todas las personas son iguales ante la ley (Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea de 2000, art. 20).

Toda persona acusada de una infracción se presume inocente hasta que su culpabilidad haya sido legalmente declarada (Convenio Europeo de los Derechos Humanos de 1950, art. 6.2).

Toda persona tiene derecho, en condiciones de plena igualdad, a ser oída públicamente y con justicia por un tribunal independiente e imparcial […] (Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948, art. 10).

Toda persona tiene todos los derechos y libertades proclamados en esta Declaración, sin distinción alguna de raza, color, sexo […] (Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948, art. 2).

Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros (Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948, art. 1)

 

Tribuna sobre las falsas denuncias por Víctor Martínez Patón

Después de haber conocido el caso de la mujer que fingió su propio secuestro, Víctor Martínez Patón hizo una reflexión sobre lo que pueden suponer las falsas denuncias para el hombre y las consecuencias penales.

sin-titulo

Condenado a 5 años de cárcel por defenderse de su agresora

14794947127121

Los hombres que son víctimas de violencia por parte de sus parejas están en una situación de desigualdad ya que las leyes no les amparan de la misma forma que a las mujeres. Un caso hemos conocido estos días es el de Luis Antonio, un vendedor de cupones de la Once que está a punto de entrar en la cárcel por haberse defendido del ataque de su mujer.

Los hechos se remontan a 2011, cuando una mañana Luis Antonio bajó al garaje de su casa para coger su coche y dirigirse a la puerta del supermercado de Madrid donde vende cupones de la Once. Antes de entrar, accionó el interruptor de la luz pero éste no funcionaba. Ya dentro, accionó el mando a distancia para abrir la puerta del garaje y, al comprobar que no funcionaba fue a abrirla de forma manual. Ahí comenzó el horror para Luis Antonio ya que fue el momento en que su mujer le disparó 2 veces.

La mujer se había disfrazado de ninja, cubriendo todo su cuerpo con ropa negra y cargó una pistola de fogueo que, previamente había modificado, con 9 balas. Además, había bloqueado la puerta del garaje para que su marido no pudiera escapar.

Luis Antonio pensó que estaba siendo víctima de un robo hasta que intentando defenderse pudo quitar el antifaz de su agresor y descubrió que era su mujer. En ese momento lo único que logró decir es: “¿Por qué?”

Durante el forcejeo la mujer resultó herida de bala en el vientre, por lo que se ha juzgado a Luis Antonio y va a tener que entrar 5 años en prisión. La abogada de su mujer le obligó a declarar que había sido maltratada psicológicamente durante 20 años, algo que él niega rotundamente y sabe que era una estrategia para que ella no entrara en la cárcel.

Los hombres no pueden quedar en una situación de desigualdad ante la ley. Si en lugar de haber sido la mujer quien hubiera intentado asesinar a su marido, hubiera sido el hombre, sin lugar a dudas la mujer estaría libre.

Todos los casos de maltrato a hombres deben ser denunciados. Ante el menor síntoma de violencia, es importante contar con el asesoramiento de un abogado especializado que nos ayude a salir de esta situación.

Las desigualdades ante la custodia compartida

custodia-compartida

El momento en que una pareja casada con hijos decide poner punto y final al matrimonio, comienza una dura batalla legal para el hombre quien, tradicionalmente, se ha quedado sin la custodia de los hijos ni de la vivienda que hasta ese momento había sido la habitual de la familia. La custodia compartida todavía sigue siendo una utopía en la mayor parte de los divorcios que se dan en nuestro país, algo por lo que muchos padres luchan a diario.

Los hombres, en la mayoría de los casos, suelen quedarse tan solo con la custodia de los hijos durante los fines de semana y algunos días durante las vacaciones. Este tipo de sentencias hace que el padre se pierda gran parte de la infancia de sus hijos y no pueda ayudar en su educación.

Después de un divorcio, el hombre se queda sin casa, sin poder ver a sus hijos y pagando una cantidad que en muchas ocasiones le lleva a la pobreza y a sentirse que es un hombre maltratado. Esta injusta situación en parte se da ya que la legislación actual protege a las mujeres para que sean ellas quienes se queden con la custodia total de los hijos.

Una buena solución ante este terrible problema que afecta a un gran número de hombres es incrementar el número de custodias compartidas que se dan. Los hombres están tan bien preparados como las mujeres para poder ejercer su papel como padre y, mostrar a los hijos la importancia de la igualdad es algo muy importante.

Al ver que nuestro matrimonio ya no funciona y que no tiene solución lo mejor es divorciarse y, para ello, deberemos contar con un abogado especializado en divorcio para hombres que nos ayude a llevarlo lo mejor posible y a ganar la custodia compartida.

Un hombre es asesinado por su pareja en Navarra

captura-de-pantalla-2016-11-11-a-las-11-50-22

Las muertes por violencia de género siguen creciendo pero, ¿por qué no se habla de los hombres que son asesinados por sus parejas? Esta semana hemos conocido el escalofriante caso de un hombre que ha sido asesinado por su pareja en Navarra.

El hombre de 33 años y originario de Ecuador, llevaba 14 años residiendo en Navarra, donde regentaba una panadería y se convivía con una mujer brasileña, con la que tenía un bebé de apenas un mes.

captura-de-pantalla-2016-11-11-a-las-11-44-02

El cadáver del fallecido apareció junto al río Ebro a la altura de Castejón, presentando síntomas de haber sufrido agresiones, por lo que el juez no dudó en afirmar que se trataba de un homicidio o asesinato. La autopsia ha determinado que el hombre falleció por asfixia y no por ahogamiento, como se podría pensar al haber aparecido junto al río. Los agentes que acudieron al lugar donde se encontró el cuerpo sin vida detectaron que había marcas en el suelo de haber arrastrado al hombre ya fallecido.

La Guardia Civil ha detenido a la pareja del difunto y a 3 familiares de ésta, 2 hombres y una mujer, por su implicación en el asesinato. Posteriormente, los agentes han registrado el domicilio que la pareja tenía en común en Tudela y se han llevado el vehículo del fallecido.

El año pasado fueron asesinados 30 hombres por sus parejas, cifra que este año se verá igualada o incluso superada. Los medios no se hacen eco de esta realidad y tan solo se presta atención y ayuda a las mujeres que son asesinadas por sus parejas, dejando a los hombres en situación de desigualdad.  

Ante el menor síntoma de maltrato hacia un hombre por parte de su pareja debemos contar con el asesoramiento de un abogado experto para que nos dé sus recomendaciones en todo momento.

 

Las falsas denuncias, una forma de maltrato

Los hombres maltratados no son sólo aquellos que sufren amenazas o violencia física, también son aquellos a quienes sus parejas o exparejas interponen una denuncia falsa, ya sea por supuestos malos tratos o por violación, para intentar sacar un beneficio económico o para utilizarla como “arma arrojadiza” en un proceso de separación. Esta semana hemos conocido dos casos de deportistas de élite a quienes habían interpuesto sendas denuncias por violación y que han sido absueltos de los cargos imputados.

evans

El primer caso es el de Ched Evans, ex delantero del Manchester City, quien fue encarcelado injustamente por una falsa denuncia de violación. Evans fue denunciado en 2011 por una joven que, después de haber mantenido relaciones sexuales consentidas en un hotel de la localidad galesa de Rhyl, interpuso una falsa denuncia por violación. El caso fue llevado a juicio, condenando a Evans a 5 años de prisión. El futbolista pasó la mitad de su condena encarcelado y en 2014 pudo salir de prisión. El 4 de octubre de este año se retomó el juicio, absolviendo a Evans de todos los cargos. El jugador ha podido retomar su carrera en el Chesterfield, un equipo de la Ligue One (tercera división), donde debutó hace unos días y fue recibido con aplausos.

roseEl segundo caso que hemos conocido esta semana es el de Derrick Rose, jugador de los New York Knicks. La denuncia la interpuso su ex pareja, quien le acusó de una y le pedía como indemnización 21 millones de dólares, justo la cantidad que el jugador se va a embolsar esta temporada por su nuevo contrato. La joven tardó 2 años en denunciar, algo que resultó sospechoso al jurado, que tras 4 horas de deliberación declaró no culpable al jugador de la NBA.

 

Las falsas denuncias son muy graves, ya que pueden llevar a una persona inocente a perder su trabajo, arruinado su carrera profesional, o incluso a pasar parte de su vida en la cárcel. En caso de ser víctima de una falsa denuncia, es importante contar con los servicios de un experto, que se encargará de asesorar en todo momento.

¿Qué hacer ante un caso de hombre maltratado?

crybaby

Los hombres maltratados son una realidad que muchas veces se esconde por vergüenza, por miedo a sufrir más agresiones o porque al estar siendo maltratados por sus parejas, pueden llegar a pensar que las autoridades no les van a creer, e incluso tienen la certeza de que es difícil sacar adelante este tipo de casos una vez denunciados.

Las agresiones, en muchas ocasiones, no son físicas sino psicológicas, dañando la autoestima del maltratado y anulando su personalidad. Otro tipo de maltrato al que se pueden enfrentar los hombres, especialmente los heterosexuales, es una falsa denuncia por malos tratos interpuesta por su pareja, algo que se produce muy a menudo cuando hay niños de por medio.

Cada vez más, los hombres se están atreviendo a alzar la voz y denunciar que están siendo maltratados por sus parejas, ya sean heterosexuales u homosexuales. Todavía quedan hombres que lo esconden y no son capaces de salir de esta situación por ellos mismos por lo que tenemos que ayudarles ofreciendo algunos de estos consejos:

  • Observar al hombre maltratado para reconocer algunos síntomas como puede ser: falta de motivación en el trabajo, miedo, no tener ganas de volver a casa, marcas de golpes en la cara o en las extremidades, entre otros.
  • Hablar con el afectado, intentando que cuente por lo que está pasando y animarle a que denuncie.
  • Apoyar al afectado, que se sienta respaldado en todo momento y evitando avergonzarle por estar siendo víctima de violencia por parte de una mujer dentro de la pareja.
  • En el caso de que el hombre maltratado tenga miedo y no se atreva a dar el paso, deberemos ser nosotros quienes le apoyemos, incluso siendo nosotros los que interpongamos la denuncia.

Teniendo en cuenta que la legislación sobre violencia doméstica no ayuda a los hombres maltratados por su pareja, si conocemos un caso, es conveniente ayudar y recomendarle que busque asesoría a un abogado especializado.  

El maltrato a los hombres adolescentes, los grandes olvidados

maltrato-adolescente

Desde hace unos años estamos viendo como los jóvenes preadolescentes y adolescentes tienden a repetir los errores cometidos por los adultos en materia de violencia doméstica. Para esta generación, los gritos o los celos son una forma de demostrar el amor hacia su pareja, llegando a creer que si no se sienten celos no están realmente enamorados.

Aunque se tiende a pensar que en esta franja de edad el maltrato no debería estar presente, ya que las relaciones son cortas y no existen cargas familiares, son muchos los varones que se ven afectados. El tipo de maltrato que se suele dar hacia los hombres más jóvenes por parte de sus parejas suele consistir en chantajes emocionales, control de redes sociales y, por supuesto, de los teléfonos móviles, llegando a prohibir tener determinadas amistades o seguir actrices, actores o cantantes en las redes. En algunos casos, la violencia impartida hacia los hombres más jóvenes puede incluso ser física.

app_acoso-jpg_667465578En unas edades tan tempranas y fundamentales para la formación del carácter y la personalidad, se debe impartir una buena educación a los jóvenes para que sepan solucionar los conflictos con sus parejas, para que no cedan a chantajes y tengan claro que su intimidad debe ser respetada.  Sin una buena educación hacia el respeto, estos jóvenes no serán capaces de darse cuenta de que están siendo maltratados y no podrán denunciar públicamente que están sufriendo una situación de malestar físico o psicológico, que puede llegar a convertirse en diversos tipos de trastornos.  Un chico maltratado durante sus primeros noviazgos muy probablemente se convertirá en un adulto que no sea capaz de ver los síntomas del maltrato y que además lo consienta.

Algunas de las recomendaciones que hacemos para no estar sometidos a la pareja  y poder mantener una relación sana y sin maltrato son:

  • No olvidar que se debe respetar la intimidad de cada persona.
  • No ceder a chantajes emocionales.
  • No confundir nunca el amor con los celos.
  • Nunca dejarse insultar ni menospreciar por parte de la pareja.
  • No dejarse dominar.

Ante el primer síntoma de que estás siendo maltratado por tu pareja, avisa a un adulto, ya sean tus padres o profesores para que te ayuden. ¡No estás solo!

Por qué el machismo se ha cargado la igualdad en España

indelible-jinx-allen-631-jpg__800x600_q85_crop

El verano está terminando pero resulta lamentable ver cómo unas fiestas populares tan reconocidas internacionalmente como las de San Fermín en Pamplona, o las de Bilbao se han convertido en el peor escaparate del machismo imperante en la sociedad española que es, a su vez, el responsable directo de que la igualdad que promulga el artículo 14 de la Constitución Española no exista para determinadas cuestiones en nuestro ordenamiento jurídico.

1468423974_005106_1468428393_noticia_normalY es que el machismo ha conseguido que una sociedad que se considera progresista e igualitaria haya reaccionado ante una lacra como la violencia contra las mujeres de una forma que lesiona el principio de igualdad para el resto de víctimas de violencia doméstica.

En nuestro país, según la Ley Orgánica 1/2004, de 28 de diciembre, de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género vigente, son calificados como de violencia de género los casos de violencia física o psicológica que impactan negativamente sobre la identidad, el bienestar social, físico o psicológico de las mujeres, siempre que estos actos provengan de un hombre que ha sido o es su pareja sentimental.

La realidad es terrible, esos casos se llevan por delante la vida de unas 60 mujeres cada año en España y había que adoptar medidas para su protección. Además de encontrar la forma de ayudarlas queda mucho por hacer en general por lo que respecta a combatir las causas que provocan esos sucesos. En este sentido hay que trabajar mucho aún en educación, para que las siguientes generaciones entiendan y rechacen este tipo de actos; en formación, para que los profesionales que trabajan en relación con las víctimas de estos casos sepan tratarlas de la mejor manera posible, entender el momento por el que pueden estar pasando y orientarlas para acabar con esa situación que viven; en concienciación para que la mayor parte de la sociedad muestre su rechazo por estos actos y esté dispuesta a colaborar a la hora de combatir y denunciar los que cada uno pueda ver en su entorno; y en prevención, para que las autoridades judiciales y policiales cuenten con los medios necesarios para adoptar a tiempo las medidas que cada caso requiera para evitar que vaya a más o que se repita.

playmobilVistas cómo están las cosas y todo lo que queda por hacer, hemos de tener claro que abogar por la igualdad de las víctimas, de TODAS las víctimas en los delitos de violencia dentro de la relación de pareja o familiar no significa que pidamos rebajar el grado de protección con el que actualmente cuentan las víctimas de la violencia de género tal cual está regulada en la mencionada L.O. 01/2004. Significa extender ese mismo grado de protección y esas mismas medidas de ayuda para salir de esa situación a otras víctimas, estadísticamente menos relevantes, pero que siguen existiendo. Nos referimos a los hombres maltratados, independientemente de su orientación sexual, es decir a los heterosexuales con pareja mujer y los homosexuales cuya pareja es otro hombre, pero también a las mujeres lesbianas, a bisexuales y transexuales cuya tipificación no encaja con la establecida en la ley y que quedan fuera de medidas básicas de ayuda como puede ser el teléfono de atención a las víctimas 016. España sigue siendo una sociedad machista que se carga la igualdad en aras de dar un mayor grado de protección a un tipo de determinado de víctimas de la violencia doméstica, diferenciando incluso la gravedad de las penas que se pueden llegar a imponer.

Detrás de cada uno de estos casos también hay un drama personal que se ve agravado por la carga psicológica que se suma para la víctima cuando es una persona de la comunidad LGTB que ha de revelar, sin desearlo, su identidad sexual para exponer su situación, o cuando es un hombre que debe someterse al menosprecio y la vergüenza que en una sociedad machista supone reconocer que está siendo agredido de uno u otro modo por una mujer.

Busquemos el consenso necesario para luchar contra esta lacra desde la igualdad, sin restar derechos y ayudas a nadie pero extendiéndolos a otros colectivos a los que los medios ignoran a pesar de que existen y están en clara desventaja para luchar contra la situación a la se enfrentan.

Hombres Maltratados: Tabú y censura

Poster Silenciados

Hace pocos días nos enterábamos de que un interesante proyecto en busca de financiación había visto truncada su iniciativa de crowdfunding tras ser retirado por la plataforma en la que solicitaba a personas interesadas los fondos necesarios para poder llevarse a cabo.

Entendemos que las plataformas de crowdfunding tengan unas políticas determinadas a la hora de aceptar los proyectos que pueden utilizar sus servicios, pero no que una vez aceptado sea retirado sin haber dado demasiadas explicaciones.

Pongámonos en contexto, ya que el proyecto en cuestión era un documental dedicado a los hombres maltratados. “Silenciados (Cuando los maltratados son ellos)” es una idea del productor y músico albaceteño Nacho González. Los impulsores insertaron su iniciativa en Verkami una plataforma de crowdfunding para “creadores independientes, emprendedores, promotores culturales y asociaciones” en donde pueden encontrar “una manera de financiar total o parcialmente sus proyectos con la ayuda y complicidad de su público y comunidad”. En la descripción del proyecto se indicaba la intención de dar visibilidad a una realidad que no la tenía y denunciar, como hemos hecho ya desde Patón & Asociados en numerosas ocasiones, que la Ley Integral contra la Violencia de Género del año 2004 ha creado una situación de desigualdad entre las víctimas de violencia en el hogar únicamente en función de su condición sexual. Los hombres heterosexuales agredidos por sus parejas, así como los homosexuales o las lesbianas ven como sus casos son tipificados como violencia doméstica y cómo las penas a imponer son inferiores y diferentes.

Lo explica el impulsor del proyecto en este vídeo de presentación del documental

Las críticas de algunos usuarios en otras redes sociales tildando un proyecto aún por hacer de “machista” han acabado con la cancelación del mismo en Verkami. Mientras tanto “Silenciados” sigue intentando recabar apoyos y recursos a través de una cuenta bancaria y su página de Facebook. La plataforma no ha dado muchas explicaciones y ha tenido que enfrentarse a nuevas críticas en las redes sociales por su decisión.

Verkami-cancelación-Silenciados

Volvemos a la primera casilla, tratemos de hacer entender a los críticos que cuando se habla de las desigualdades creadas por la Ley de Violencia de Género y de que hay que corregirlas, estamos defendiendo, primero, la aplicación del artículo 14 de la Constitución Española, pero, segundo, y, sobre todo, estamos reclamando un trato igualitario para las víctimas de este tipo de violencia, sin que haya que retirar ninguna de las ayudas o garantías que se establecen en dicha ley. Estamos a favor de que esas cautelas, ayudas y planes para evitar crímenes y proteger a las mujeres se extiendan a TODAS las víctimas. Existen otros tipos de maltrato que no son los que ejercen los hombres contra las mujeres. No son estadísticamente relevantes, muchas veces por lo complicado que resulta denunciar estos casos por numerosos motivos, en comparación con la lacra que la Ley de 2004 intenta combatir, pero no dejan de estar ahí.

Si hay creadores que quieren dedicar su tiempo y su atención a estas situaciones hemos de evitar al menos que se les censure sin muchas explicaciones la posibilidad de que otras personas interesadas por esta realidad puedan apoyar su proyecto. En Patón & Asociados, por lo pronto, seguiremos atendiendo a hombres y miembros de la comunidad LGTB que toman la decisión de enfrentarse al maltrato.

Minuto de silencio por el maltrato a hombres, ¿y si cundiera el ejemplo?

asesinato-galapagar-hombreEl pasado viernes, 29 de julio, el ayuntamiento de Galapagar convocó a sus vecinos a un minuto de silencio en la Plaza del Presidente Adolfo Suárez como acto de condena al asesinato de un hombre por una herida por arma blanca en un incidente registrado, presuntamente por su mujer, en un domicilio de la localidad.

La iniciativa llama la atención por lo poco habitual de la misma, ya que es frecuente ver este tipo de actos cuando se trata de violencia contra las mujeres, pero no así cuando la víctima es un hombre.

La reflexión parece sencilla, y es que cualquier tipo de violencia debería ser motivo de condena pública, independientemente del sexto de la víctima. Mostrar nuestra repulsa ante el asesinato de un hombre no significa que le restemos importancia a los lamentables (y más frecuentes) casos de violencia de género (por cierto, curioso que se utilice el término de género para referirnos sólo a un género). Simplemente es una forma de dar visibilidad a un problema que también existe y que, por diversas razones, no ocupa el mismo espacio en los medios.

Estamos acostumbrados a ver manifestaciones políticas a la puerta de delegaciones de Gobierno, parlamentos regionales, consistorios… mostrando una enérgica repulsa ante asesinatos de mujeres a manos de sus parejas y maridos, lo cual es muy positivo y ha costado muchos años conseguir, pero, ¿y si cundiera el ejemplo de Galapagar?